Enfermedades oculares y de visión

En la sociedad moderna cada vez son más los caballos afectados de problemas oculares y también de visión. Para la medicina tradicional chica, los órganos se relacionan con diferentes sistemas, siendo el hígado el inherente a la vista, a su vez ambos gobernados por el Elemento Madera. A partir de este conocimiento se podrá proporcionar un remedio acupuntural a estos problemas.

La proliferación de estas enfermedades oculares nos hace pensar según los con­ceptos y observaciones de los antiguos médicos chinos: "los caballos enferman por las mismas causas que enferman las personas, más las que estas añade". Conviene aclarar que el concepto de órganos es diferente al de occiden­te; en medicina tradicional china tienen diversas funciones y se relacionan con diferentes sistemas y cosas de la naturaleza.

Según los antiguos chinos, como ya se ha dicho en esta sección, existen cinco elementos básicos con los que está constituido en diferentes porcio­nes el mundo material, incluyendo el organismo de humanos y demás animales, cada uno de los cuales gobierna determinados aspectos del hombre, del caballo y de la naturaleza: la Madera, el Fuego, la Tierra, el Metal y el Agua. La Madera es el elemento que se corresponde con la primavera, con el renacimiento de la energía, y con el viento. En el cuerpo, la Madera atañe al hígado, vesícula biliar, ojos, vista, lágrimas tendones y musculos, ira, irritabilidad, etc.

Tras meticulosas observaciones se percataron de un sinfín de coincidencias que se dan entre la sa­lud, enfermedad y Naturaleza, determinando ca­balmente unas correlaciones constantes entre estos tres términos. Partiendo originalmente de esas correlaciones, la Medicina Tradicional China ha llegado a alcanzar un alto grado de precisión a la hora de establecer estas relaciones en los pro­cesos patológicos de los caballos y demás animales.

Funciones del hígado

El hígado es comparado a un General o Estratega que planea el conjunto de actividades funciona­les del organismo, para que estas se realicen en la forma más idónea. Si el plan establecido por el hígado se realiza correctamente el Qi- y la Sangre se mantienen en armonía. El hígado debe controlar el drenaje y la disper­sión de la sangre, facilita el equilibrio de los órga­nos y la libre circulación en los meridianos. Tam­bién regula la cantidad de sangre puesta a dispo­sición del organismo a través de su función de almacenamiento: cuando la actividad del organis­mo es intensa, cede parte de la sangre almace­nada, y al reposar disminuye esta necesidad. Si el hígado no cumple esta función adecuadamente aparecerán las enfermedades.

La energía del hígado mantiene una estrecha re­lación con la visión y los movimientos del globo ocular. Dice So Uen: "los ojos no pueden ver más que gracias a la quintaesencia de la energía del hígado". Si se produce una disminución del Yin de hígado, -o lo que es lo mismo de sangre con­tenida en él, la nutrición de los ojos será deficitaria apareciendo: disminución de agudeza visual, ojos secos o lagrimeo-según-, visión borrosa etc. obviamente cuando Yin llega a su máximo extremo se convierte en su contrario (Yang-viento interno) a consecuencia de este cambio de polaridad, el caso se complica, apareciendo enrojecimiento, e hinchazón de ojos, aumentará por ello la cólera y aparecerá ceguera nocturna y algún tipo de dolor etc. De ahí la importancia de la energía del hígado, considerando además que existe también la ema­nación psíquica del hígado (Roun) aparecerá cambio en el carácter…tristeza melancolía... cambiando violentamente a un estado colérico etc. La energía de hígado también se relaciona con los dolores violentos y dolores que emigran, - el cólico del caballo también se contempla en este elemento- los testículos, los cascos,- que tratare­mos más adelante.

CASO CLÍNICO

"SOMBRA" (11 AÑOS) DIAGNÓSTICO ENERGÉTICO: ASCENSO DE VIENTO INTERNO - DE YANG DE HÍGADO / DIAGNÓSTICO OCCIDENTAL PROBLEMAS OCULARES Y DE VISIÓN

"Sombra", caballo con inflamación y dolor del globo ocular, con pérdida de visión, le había ocurrido tres veces en dos años. Realizado tratamientos de medici­na Occidental, sin resultado: "el dolor y los síntomas se calman pero el problema persis­te,"- nos comentó Isabel Sierra su propietaria.

En la primera visita, "Sombra" estaba malhu­morado, irritable e iracundo en extremo, su espíritu-Rou- afec­tado. Presentaba una conjuntiva muy enrojecida, con una inflamación del globo ocular, dolor, y pérdida de visión; además, la lengua violácea y contraída, el pulso galopante, mu­cha sed y problemas en los cascos-uñas, síntomas por tanto indicativos de origen “viento interno”. Antes había participado en exigentes competi­ciones, habiendo sufrido dos cólicos, dolores cervicales y dorsales... el caballo no había llevado una vida fácil.

Se realizó el diagnóstico energético:

Ascenso del viento interno - del Yang de Hígado

Se tratan sus alteraciones psicológicas traducidas en trastornos del comportamiento, y se decidió tratar en primer lugar su problema de fondo: Espíritu-, buscando los puntos específi­cos, por el nombre del punto para esclarecer la vista y desinflamar el globo ocular, recomendadole a la propietaria que le prodigara al caballo al caballo un poco más de cariño-asi lo hizo-.

Este tratamiento etiológico produjo ya una mejoría en la primera sesión, en las demás sesiones se tratan todos los síntomas antes mencionados, haciendo hincapié en esclarecer en el animal el “espíritu del caballo” maltrecho durante tanto tiempo.

En las sesiones siguientes se cambia el tratamiento según respuesta del mismo, fue complicado logrando que, tras siete sesiones, "Sombra" se re­cuperara del ojo y tuviera una “visión” normal de si mismo.

El caballo poderos como es, pone al servicio del hombre su fuerza motril, y su espíritu, pero a veces… el hombre no entiende al caballo que solo pide a cambio compresión y un poco de cariño.

©Marita Casasola - Diseño MOO
-
VOLVER A CASOS