Prevenir antes que curar

Cómo estimular las defensas del caballo

La exploración del caballo antes de cada cambio de estación y el conocimiento de las bases de la prevención son dos de los fundamentos de la Acupuntura equina, una técnica que trata de atajar las enfermedades antes de que éstas aparezcan.

Estudios experimentales acreditan el efecto terapéutico de la Acupuntura sobre cuantificaciones mediales en inmunología. Los antiguos acupuntores consideraban la prevención como su más alta misión, y era primordial tratar los gérmenes patógenos antes de que estos síntomas se desarrollasen como verdadera enfermedad.

Dice el Ney Kin: "los buenos acupuntores tratan las enfermedades antes de que éstas aparezcan, y só­lo los mediocres tratan enfermedades que ya han aparecido".

Examinaban a sus pacientes antes de cada cambio estacional... No obstante, si el sujeto caía enfermo (a pesar de un tratamiento preventi­vo), el acupuntor debía tratarle gratuitamente, pues tal situación se consideraba una negligencia.

Las bases preventivas de la Acupuntura son la regulación del Qi-energía vital, los Cinco Elementos y las Zonas de Especie. Dichas leyes ayudan al acu­puntor a comprender las alteraciones en los siste­mas energéticos. Este continuo pensar en opues­tos y polaridades que están expresadas en la idea Yin-Yang es fundamental en la teoría acupuntural. Los caballos enferman por las mismas razones que los humanos, más las añadidas por éstos. Pa­ra el tratamiento, hay que tener en cuenta lo que cada órgano significa. Son funciones diferentes a las que propone Occidente. Los órganos tienen su psiquismo, su espíritu, están relacionados eti­mológicamente con un animal, con una estación del año, con un clima; albergan sus propias emo­ciones y sentimientos, que cuando son violenta­dos motivan enfermedades... Los caballos pien­san, sienten, tienen emociones, sentimientos, se entristecen y también se alegran.

El caballo, en la Teoria de los Cinco Reinos o, Elementos, se compara etimológicamente con el pulmón. Tras largas ob­servaciones, los sabios de antaño denominaron al caballo "maestro de la energía", el animal que más energía posee en el planeta. Según esas mis­mas observaciones, el pulmón ostenta el cuanto de energía más poderoso del organismo, estando siempre disponible para suministrarla en el mo­mento preciso a cada órgano y función. Curiosa­mente, dicha disponibilidad existe por igual en el caballo cuando reclamamos su atención. Precisamente, algunas de las patologías más significati­vas y peligrosas para el caballo son las relaciona­das con el pulmón.

Antes del tratamiento

Hay que tener en cuenta el lugar, el estado y las condiciones en las que vive el caballo, así como su situación energética y la variación de ésta según los Cinco Reinos-o, Elementos, las estaciones, el cli­ma, el estado emocional y sus manifestaciones, tales como: el miedo, que afecta al riñón; la me­lancolía, la angustia y la tristeza, que afectan al pulmón; los estados psíquicos-estrés-desamor, al corazón; la cólera reprimida, al hígado; el exceso de trabajo, la quietud excesiva, y él exceso o de­fecto de alimentación, al bazo. Podría seguir enu­merando infinidad de cosas importantes, como el clima de las estaciones, el frío, el viento, el ca­lor, la humedad, la sequedad..., que, llevados a un extremo, crean perturbaciones.

Hacer un diagnostico acupuntural al caballo es un arte extenso, difícil e imprescindible; bien rea­lizado, es certero, no dando lugar a dudas para aplicar el tratamiento energético correcto e indivi­dualizado en cualquier caso. Siendo una mala pracrica su única contraindicación.

CASO CLÍNICO

ATILA (12 AÑOS) DIAGNOSTICO OCCIDENTAL ALERGIAS

Tratado con antibióticos y corticoides. Suspensión del tratamiento químico. Tratado con jarabe natural y plantas durante un año sin respuesta. Acude a la Acupuntura.

  • Exploración: presenta ahogos y cansancio acentuado con el movimiento tristeza, tos mucosidad amarillenta, ojos tristes, dermatitis, piel y pelo sin brillo, melancolía… Toda patología relacionada con su propio Elemento es preocupante. Incluso la medicina occidental reconoce la debilidad del caballo ante las enfermedades pulmonares.
  • Diagnostico diferencial: deficiencia de Qi de pulmón. Calor humedad en bazo.
  • Tratamiento etiológico: tonificar el Yang de Metal-caballo, con agujas y moxa. Zona de Especie caballo, a través de la cual regular regulamos la energía de bazo. La primera sesión notó alivio. Aparece brillo en los ojos. En la tercera, gran mejoria. Tras las siguientes (hasta diez), alivio satisfactorio, sin molestias en el paseo. Es dado de alta al remitir toda sintomatología.
  • Tratamiento preventivo: Es recomendable el tratamiento preventivo: técnicas de tonificación o regulación (según caso) para conservar su Yang general, con agujas y moxa, reforzamiento de las Zonas de Especie y su psiquismo, alternado los puntos según respuesta. Las sesiones preventivas se realizan en los cambios estaciónales.
    Un tratamiento preventivo antes de otoño, estación correspondiente al metal-pulmón-caballo, es excelente para que el animal mantenga su energía en equilibrio.
©Marita Casasola - Diseño MOO
-
VOLVER A CASOS