LA ACUPUNTURA EQUINA

Los orígenes y su aplicación

Nos remontamos a la antigua China para conocer los orígenes de una terapia milenaria. Hablamos de la acupuntura aplicada, una medicina eficaz que busca, en la relación con el entorno natural y las corrientes de energía, efectos beneficiosos para el organismo de nuestro caballo.

La Acupuntura nació en el fértil valle del río Amarillo, en las costas septentrionales del mar de China, sobre el año 3000 a.C Sus raíces subyacen en la mentalidad de los anti­guos filósofos chinos. Esta terapia nació de la observación de la Naturaleza por parte de los grandes pensadores, que relacionaron el esta­do de salud de los seres vivos con su entorno natural. A esta amplia comunicación entre hu­manos, animales y la propia Naturaleza la lla­maron "Shen Shu" (Espíritu de la Naturaleza, de los Animales o del Caballo". (La escritura chi­na se expresa por pictogramas y una palabra tiene varias acepciones).

El caballo en China comenzó a tener importan­cia en el Neolítico, periodo en que se inició la domesticación de este animal. Los antiguos nos hablan de tres emperadores míticos: Fu Si (des­cubrió la escritura), Huan-Ti (escribió el Ney Kin o Biblia del Acupuntor). Shen Nung (el Empera­dor Llameante). Descubrio los meridiano y puntos de comunicación con el caballo.

La tradición nos dice que Shen Nung poseía su propio caballo, "Ben-Shen" (Asiento de los Dio­ses), al que amaba extraordinariamente. Cuen­ta la historia- leyenda que el caballo fue su gran inspira­dor. Su espíritu le proporcionaba la inteligencia y fuerza necesarias para formular sus descubrimientos y adelantos, que fueron muchísimos. También dicen que este sabio veía la energía circular en los cuerpos, y que descubrió el tra­yecto de los meridianos de acupuntura, tanto en las personas, como en el caballo y demás animales.

Las investigaciones de científicos y sinólogos han demostrado que los chinos poseían conocimien­tos médicos muy avanzados hace más de 5.000 años, y que lograron importantes descubrimien­tos, miles de años antes que los occidentales. En China, la medicina y la filosofía han perma­necido unidas a través de milenios, configuran­do así un sistema de vida, una forma de estar en el mundo.

El valor del caballo

Por su valía, el caballo es el animal del que más información se posee en relación con los trata­mientos de acupuntura. El primer tratado cono­cido es el Ma Niu Fang (Prescripciones veteri­narias para caballos y bueyes-), publicado duran­te la dinastía Yuan, en el siglo XIV a.C. En el siglo XI a.C. (hay que señalar que, en aquella época en china, y en su escritura la palabra veterinaria no existía, esta fue acuñada más tarde en occidente, por el colectivo sanitario que se cuidaba de la salud de los animales, porque veterinaria quiere decir “persona que cura a los animales”).

En el siglo Xl aC. aparece el primer registro his­tórico Li- Jio (Canon de los rituales). En este tra­tado se describe cómo por medio de agujas y moxas se estimulaban a los caballos antes de entrar en combate. Entre los años 659-621 a.C aparece otro informe histórico (Bo Le) de trata­mientos con moxa en los caballos. Durante la dinastía Sui aparecieron distintos libros sobre el tema y ya con la Dinastía Tan (618-907 d.C) se escribió el texto más importante "Antología de la crianza y cuidados del caballo", escrito por Li Shi.

La acupuntura para animales ya se ense­ñaba formalmente. A los acupuntores se les exi­gía conocer la circulación energética humana y animal, y se les consideraban miembros del gran Oficio Médico Imperial... Podríamos seguir enumerando infinidad de obras, y datos.

Principios fundamentales

¿Qué es?

La Acupuntura es una medician energetica

La Acupuntura Equina actúa como analgésico, antiespasmódico y anestésico. Regula el sistema ner­vioso y orgánico. Es efectiva en enfermedades agudas, crónicas o traumáticas. En su origen, es una medicina preventiva, aunque también es curativa. Tras largos anos años de aplicación (5.000a), ha confirmado su valía y permitido desarrollar principios, procedimientos y técnicas cada vez más eficaces, manteniendo los conceptos originados en la China antigua.

La acupuntura es una parte de la Medicina Tradicional China, esta comporta varios apartados: la dietética china, el masaje acupuntural, la gimnasia o taichi, la farmacopea china, y la acupuntura. Lo que más se conoce en occidente es la acupuntura, podemos decir que es una medicina energética.

En un sentido muy amplio diremos que la energía está presente en todo cuanto existe. Todo es pura energía, en diferentes aspectos y continua transformación. Los chinos la denomi­nan Qi.

Existe la energía ancestral, es la energía que viene dada por la energia celeste y los progenitores, la energía Yog, que proviene de los alimentos y través del contacto con la naturaleza, con los animales, con personas etc. la energía Oe, traducida como defensiva, la energía Shen, una realidad impalpable, traduci­da por "soplo", como aludiendo a algo muy su­til-. Además cada órgano tiene su energía propia, y esa energía influye en el animal relacionado con ese órgano.

Esta energía se muestra con sus dos polaridades Yin-Yang, existe en toda lo que existe en la naturaleza, es la energía de dos fuerzas opuestas y, a su vez, complementarias, que circulan por el organis­mo. Al equilibrio entre ambas lo denominaron Tao o Camino. Todos los seres vivos tienen su Tao, también los animales, con una salvedad, los humanos elegimos nuestro camino, el camino a seguir en la vida; los animales no, a los animales el camino a seguir se lo marca el ser humano ¿…?

La distribución de la energía puede sufrir perturbaciones que originen nudos o haga que circule más o menos rápidamente, por lo que podría presentar diferentes estados: exceso, insuficiencia o estancamiento.

Los antiguos establecieron unas leyes rectoras (los Cinco Movimientos o Cinco Reinos), en las cuales quedan representados las estaciones, los climas, los órganos, los colores, los sabores, las emociones, las enfermedades, los animales, etc. Estas leyes sirven para recocer las enfermedades, establecer el diagnóstico y aplicar el tratamiento.

A los animales los relacionaron etimológicamente con un órgano, siendo así que al caballo lo relacionaron con el pulmón- el Pulmón le denomina el maestro de la energía, por ello al caballo también le consideran “maestro de la energía”

Los caminos del cuerpo

De la misma manera que en la tierra hay ca­minos, en el cuerpo de personas y animales, también, en occidente conocidos como meridianos o canales. A través de la energía, se forma una gran telaraña que interrelaciona el cosmos con las personas, los animales y todo lo que existe.

Hay doce meridianos principales, doce tendido musculares, doce distintos. ocho vasos ancestrales, quince vasos Lo, sesenta y seis puntos de comando, y otros tantos puntos extra meridianos. En el curso de estos meridianos, existen lugares donde la energía se concentra con mayor flujo. Son los llamados "puntos de acupuntura", que a su vez se conectan con los órganos internos y, debidamente estimula­dos, restablecen el flujo de energía, facilitando la prevención, la mejoría o la curación.

Tambien existe otro de los conceptos fundamentales, la Teoría de los Cinco elementos, o Reinos.

LEYES DE LOS CINCO REINOS-

Los Cinco Movimientos o Cinco Reinos, se entienden como cinco actividades, través de Estos conceptos se puede entender el funcionamiento de las leyes universales.

Las mismas leyes están presentes en las enfermedades, en el diagnostico y en el tratamiento de las mismas

También deben estar presentes para mantener el equilibrio y la salud.

La relación de todas las cosas del universo se dan cita en:

La Madera

El Fuego

La Tierra

El Metal

El Agua.

Estos Cinco Movimientos, se generan unos a otros con el siguiente orden.

Primavera- Madera-Hígado

Verano – Fuego- corazon

Fin de Verano-Tierra-bazo

Otoño –Metal Pulmon-

Invierno – Agua-Riñon

Cada una de estas fases o elementos gobierna determinados aspectos de la naturaleza del ser humano y animal y nos explicará el mayor número posible de relaciones que existen dentro de nuestro universo, respecto al hombre, los animales, como en general al medio que lo rodea.

Cada órgano esta relacionado con una estación del año. Una nota musical un animal un color, un sabor, etc.

Por su parte, los órganos internos tienen una función diferente a la que se da en medici­na occidental. Cada uno de estos órganos alberga sus propios sentimientos, emociones, climas... y una gran serie de cosas que cuan­do son violentados, provocan enfermedades.

Luego existen las Zonas de Especie, localizada en la parte dorsal y comunica con la energía propia de cada especie (filigénesis). Al ser punturadas, posibilitan la efica­cia y la duración del tratamiento en el tiempo. Los resultados que se obstienen una vez se han tratado correctamente no hay lugar a dudas, alcanzando resultados mas eficaces rápidos y duraderos en el tiempo.

Hasta ahora, tanto la acupuntura, como el masaje acupuntural en caballos se realizaban extrapolando únicamente los pun­tos de acupuntura en humanos, mejor dicho es la técnica que se sigue utilizando mayoritariamente en occidente, pues hasta ahora no se conoce otra.

Otro punto importante es el “puntos de comunicación caballo-hu­mano”, debida­mente punturados, obtienen la capacidad de potenciar la energía y comunicación entre humano y animal. Estos pueden ser punturados, masajeados o vocalizados (se refiere a "pronunciar" palabras positivas en el punto en forma de "secreto". La tradición china dice "soplo", algo muy sutil).

REPORTAJE

1. Hay doce meridianos principales, que constituyen trayectos energéticos que recorren el organismo del caballo.

2. La acupuntura veterinaria goza de una larga trayectoria en China. El primer tratado aparece en el siglo XlV aC

Caballo, fuente y maestro de la energía

En China el caballo era considerado una fuente de energía y elemento fundamental para la supervi­vencia del ser humano por eso lo integraron den­tro de sus leyes, escribiendo tratados donde ex­presaban la importancia que tenía. A lo largo de su historia, el espíritu del caballo estaba presente en todos los actos de la vida humana, y en su medici­na aparece representado en múltiples facetas, poseyendo privilegios que jamás otros seres habían logrado. En la Corte el caballo estaba siempre re­presentado en el trono imperial al lado derecho del emperador, con preferencia sobre el príncipe y la emperatriz.

De ahí se desprenden los avances realizados en los estudios sobre la Acupuntura Equina para mantenerlos en salud y curarlos cuando enfermaban.

El tratamiento

En caballos sanos, el tratamiento regula o tonifica la energía del cuerpo, actuando como terapia preventiva. En el caso de que estén enfermos, dispersan el factor patógeno de los meridianos o de los órganos afectados, y tonifican la energía, actuando como terapia curativa.

Para evitar los desequilibrios en el organismo del caballo, es necesario regular los meridia­nos a través de la acupuntura, y hacer circular la sangre y la energía. El fin es equilibrar Yin y Yang, devolviendo así la salud. Si se pretende llevar a cabo eficazmente esta medicina, se han de conocer bien los principios de la Medicina Tradicional China (acupuntura) establecer un diagnóstico certero, averiguando el estado energético en el que se encuentra el caballo.

Los caballos reaccionan a la estimu­lación de las agujas de acupuntura entre tres y cinco veces más rápido que las personas. Es debido a su gran sensibilidad, no están tan me­dicinados como las personas y no han perdido tanto el contacto con la Naturaleza. Esto nos confirma que no interviene la sugestión.

En más de tres décadas de práctica en personas y animales, y por los resultados obtenidos, me atrevo a considerar que la acupuntura es muy adecuada para tratar a los caballos por el alto porcentaje de resultados, la rapidez y facilidad con que se obtienen. Puede aplicarse como única terapia o bien si es necesario acompañada de medicamentos. Su eficacia en todos los campos es incalculable.

La Organización Mundial dé la Salud reco­mienda estos tratamientos en casos de afec­ciones en el aparato respiratorio (asma, bronquitis, resfriados, pulmonía, alergias res­piratorias...), sistema locomotor (dolores óseos, ciática, lumbalgia, cervicalgia, miem­bros anteriores y posteriores, esguinces, torceduras...), sistema nervioso (decaimiento, depresiones, nerviosismo, cardiopatías...), cólicos gastrointestinales y nefríticos, proble­mas alimenticios, de visión, prevención en el parto, expulsión de placenta... así como en los momentos de competición o adiestra­miento en fin todas las patologías del caballo.

©Marita Casasola - Diseño MOO
-
VOLVER A CASOS